Los altos funcionarios piden el desarrollo de la carrera horizontal

Los funcionarios que trabajan en los cuerpos superiores de la Administración del Estado (Grupo A1) piden al Gobierno que ponga en marcha herramientas de motivación para solventar la fuga de estos empleados públicos a la empresa privada, que pasan por el desarrollo de la carrera horizontal.

Estos funcionarios englobados en la Federación de Asociaciones de Cuerpos Superiores de la Administración Civil del Estado (Fedeca), que aglutina a unos 15.000 profesionales que realizan funciones directivas, de control, estudio e inspección, celebraron el pasado lunes en Madrid la III Jornada anual titulada Motivación y Función Pública, acto en el que pusieron de manifiesto la necesidad de desarrollar la carrera horizontal que contempla el Estatuto del Empleado Público (EBEP).

Los altos funcionarios reunidos en el acto explicaron que sus puestos de trabajo están muy sometidos a procesos de cambio fruto de los vaivenes políticos, por lo que ven necesario implantar una carrera administrativa en la que se midan las productividades para las personas que trabajan mejor.

También explicaron que las tareas que se les asignan, en muchas ocasiones no responden a los niveles reales de experiencia de estos profesionales, sino sino que en la práctica se reparten las tareas y la valoración del trabajo ni siquiera existe en la administración.

Alto grado de automotivación

Es más, acceder a un puesto funcionarial de este nivel, explicaron, requiere mucho esfuerzo y exige un alto grado de automotivación: opositar forja un carácter en las personas, alta autovaloración y autoestima y se desarrolla la capacidad de afrontar situaciones difíciles. Sin embargo, el engranaje de la Administración termina por desmotivarlos, en muchos casos.

Por ello, los funcionarios presentes pusieron de relieve que la gran tarea pendiente en el desarrollo del EBEP es la implantación de la carrera horizontal para desligar las necesidades organizativas del funcionamiento de la Administración Pública con el desarrollo profesional del funcionario, es decir, con su puesto de trabajo. Mientras la situación siga como ahora, señalaron, se seguirá perdiendo talento.

En este orden de cosas, el presidente de Fedeca, Jordi Solé Estalella, puso de relieve “la necesidad de que los Gobiernos, sea cual sea su color político, desarrollen las herramientas y mecanismos adecuados para que los empleados públicos, en general, y la alta función pública en particular, encuentre mecanismos motivadores para que su función se desarrolle con plenas garantías de servicio social para el bien común, siempre por encima del bien particular”.

Fuga de empleados públicos a la empresa privada

En este sentido, manifestaron que mucha fuga de empleados públicos se debe a que muchos de estos profesionales realizan funciones que no están asociadas a su nivel, profesionales con mucha antigüedad y experiencia que terminan por buscar alternativas fuera de la Administración. Si no se ponen en marcha políticas para incentivar, se genera desidia, recalcaron, y la automotivación termina por no ser suficiente para desarrollar el talento.

En esta idea abundó Andrés Escudero, del Cuerpo Nacional Veterinario: “pese a que la misión del funcionario es contribuir al desarrollo de la sociedad y el bien común, la ausencia de carrera profesional horizontal y las injerencias de los distintos poderes políticos desmotivan al funcionario, y lleva a muchos a dejar su puesto ya que les compensa más ejercer en la empresa privada“, insistió.

Para Álvaro Aznar, subdirector general de Recursos Humanos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), hay que hacer especial hincapié en las personas, independientemente de las decisiones de alto nivel que se tomen: “las organizaciones cambian si lo hacen las personas, por eso hay que centrarse en ellas, mirarlas, cuidarlas y acompañarlas“. “No hay que esperar únicamente a que nos motiven nuestros jefes, sino que uno mismo hemos de tener una predisposición positiva, manifestó.

Poner en marcha herramientas para motivar

El secretario de Estado de Función Pública, José Antonio Benedicto, encargado de inaugurar el acto, manifestó que el Gobierno ya está trabajando para contar con empleados públicos motivados y destacó la idea de transmitir la idea de que trabajar en la Administración implica “múltiples oportunidades de desarrollo profesional“, entre las que destacan las iniciativas de motivación, tales como la igualdad, la conciliación y la movilidad, que hagan sentirse al funcionario “estable y motivado” en su puesto de trabajo. En definitiva, dijo, el Gobierno aspira a conseguir un empleo público “motivado, igualitario y reconocido por la sociedad”.

Un trabajo estable, con posibilidades de promoción profesional, también movilidad geográfica y funcional, que permita la conciliación de la vida personal, familiar y laboral, en un entorno en el que se respeta la igualdad y la diversidad y que facilite el acceso a las personas con discapacidad”, añadió.

Puso como ejemplo de esta línea de trabajo la Oferta de Empleo Público de estabilización correspondiente a los Presupuestos de 2017 aprobada en julio, así como la oferta de estabilización para el personal de la Administración de Justicia para 2018.

Benedicto también destacó la importancia del impulso de la Administración digital, un Gobierno y una administración más abiertos, transparentes y más accesible a los ciudadanos y.

Reconoció que la implantación de la administración electrónica lleva un retraso de dos años porque primero hay que coordinarse con las comunidades autónomas ya que se está revisando para no invadir competencias, y agregó que tal y como estaba redactado, no se ponía poner en funcionamiento. Asimismo, descartó implantar el teletrabajo en la Administración para esta legislatura, argumentó, porque antes “tiene que ser del todo posible implantar otros valores, como la igualdad”.

Los comentarios están cerrados.